Cementerio Saraja en cualquier momento se quedaría sin espacio

Asesor Ordoñez propone construcción de moderno camposanto

Exif_JPEG_420

| Daniel Bravo Dextre

Hace 60 años el antiguo Cementerio General de Saraja cerró sus puertas porque no cabía en su interior un solo nicho más. Esto obligó a que la Sociedad de Beneficencia Pública de Ica construya uno nuevo, el cual pronto correría la misma suerte que el anterior que fuera construido el año 1872.

Exif_JPEG_420

La Junta Superior de Sanidad de Ica, presidida por el entonces prefecto Nicanor Tizón, en sesión del 13 de diciembre de 1872, decidió la clausura del antiguo Cementerio de Luren al considerarlo un foco infeccioso a causa de la mortal viruela que golpeaba todo el país.

Casualidades de la vida, antes de la clausura del Cementerio de Luren que estuvo ubicado en la exhacienda Rodamonte, la Beneficencia de Ica, presidida por don José Manuel Aquirre, ya venía construyendo un nuevo cementerio en el antiguo y legendario barrio Saraja.

Exif_JPEG_420

Debido a la alta tasa de mortalidad, incrementada a causa de la pandemia del covid, en mayo del año pasado el entonces presidente de la Beneficencia de Ica, José Luis Escate Espinoza, anticipó que pronto colapsaría el nuevo Cementerio General de Saraja, debido a la falta de espacio para la construcción de más nichos.

Confirmación

El abogado y asesor del despacho de Alcaldía de la municipalidad de Ica, doctor José Carlos Ordoñez Castro, en su cuenta de Facebook ha confirmado que sólo queda espacio para construir un pabellón en el Cementerio Saraja, y que las familias de bajos recursos “no tendrán un lugar para enterrar a los suyos”, viéndose obligadas a recurrir a los cementerios privados de “Parque del Recuerdo” o «Mapfre», para dar cristiana sepultura a sus familiares, teniendo que asumir altos costos y endeudándose por espacio de cinco años, con intereses del 15% por un espacio  de sepultura con grass, cuyo valor oscila entre 11 mil a 16 mil soles.

En ese sentido, el asesor Ordoñez sugiere que la Beneficencia Pública de Ica construya un nuevo camposanto, “donde nuestros familiares tengan un entierro sin discriminación: sepultura con grass o mausoleo a un costo 10 veces menor al de los cementerios privados, y que cuente con cinco velatorios, dos capillas y un crematorio, a fin de que nuestros seres queridos tengan dignidad cuando partan de esta vida y sus familiares no se queden con problemas económicos por su partida”.

Hasta donde se sabe, existe una propuesta para la construcción de un nuevo cementerio en Tierra Prometida, donde la municipalidad ya le habría asignado un terreno. Todo dependerá de las gestiones que realice el nuevo presidente de la Beneficencia, Carlos Ramos Loayza, quien tiene experiencia en administrar “crisis”. En su primera gestión de alcalde provincial tuvo que enfrentar la inundación del 29 de enero de 1998; luego en su segundo periodo -en la modalidad de Obras por Impuestos- buscó el financiamiento para la reconstrucción del Santuario de Luren.

Tradición

Cuenta la tradición que Fray Ramón Rojas quiso cambiarle el nombre del cerro Saraja por cerro San Isidro y que no tuvo éxito, debido a que ese vocablo ya se había hecho popular entre los iqueños, cuyo origen provenía del quechua Sara= Maíz y Aja= chicha.

Nota Anterior

TRES FORMAS DE PREVENIR UN CIBERDELITO

Siguiente Nota

Gremios periodísticos rinden homenaje a Mártires de Uchuraccay en Ica

Últimas noticas en Ica